A 192  AÑOS DEL ASESINATO DEL ABEL DE AMERICA

“EL GRAN MARISCAL DE AYACUCHO ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”

04 /06/1830 – 04 /06/2022

Por: Marlin Villalobos

C.I.: 15.823.766

Historiador 

      Cuatro disparos de mercenarios ocultos  en el sitio La Jacoba, en la montaña de Berruecos, Colombia, llevaron a la inmortalidad un 04 de Junio de 1830 a la ejemplar vida de Antonio José de Sucre, uno de los venezolanos más grandiosos e ilustres de la patria venezolana.

         Antonio José de Sucre, fiel y de lealtad absoluta a Simón Bolívar logro grandes proezas políticas, diplomáticas y militares derrotando al imperio español en toda Sudamérica. Fue Gobernador de Perú, Presidente de Bolivia, General en Jefe del Ejército de Colombia y Comandante del Imponente Ejercito Libertador del Sur, este último cargo dado por el Libertador Simón Bolívar en el año 1822.

           El Gran Mariscal de Ayacucho, título otorgado por el Congreso Peruano en 1824, por su arrojo, valentía y grandes dotes como estratega militar en la Batalla de Ayacucho, la  cual significo la definitiva liberación del Perú y el fin del Imperio Español, murió asesinado  en una gran  emboscada planeada por el  venezolano Juan José Flores y como autores materiales fueron señalados  José Erazo y Apolinar Morillo, quienes diez años más tarde fueron apresados y  fusilados por esta causa.

          Es importante destacar, que en la realización del “Congreso Admirable”  los resultados no fueron los esperados. Bolívar renuncia en Mayo de 1830 y Sucre considero que su labor militar había concluido, se despide  de Bolívar  en 1830  y se dirige a Quito a conseguirse con su esposa, encuentro que nunca llegara a darse, pues ese día muy temprano en la mañana,  Antonio José de Sucre  toma el camino de su cita final. Cuando pasó la comitiva, una voz grito: “¡General Sucre!”. El joven  General, de apenas 35 años  de edad, volteo y en el acto sonaron los disparos.  Solo pudo oírsele decir: “¡Ay balazo!”. Y cayó muerto el joven General cumanés,  víctima de las intrigas y las ambiciones.

            Antonio José de Sucre fue considerado uno de los militares  más completos  entre los próceres de Latinoamérica. Disciplinado, constante, justo, fiel a la causa republicana y de indoblegable actitud libertaria y vigilante; castigaba sin vacilar los crímenes y  vicios; un hombre de valores patrióticos suramericanos, de honor, de gratitud y de lealtad. Simón Bolívar al conocer su muerte  dijo: “Se ha derramado, Dios excelso, la sangre del inocente Abel. Lo han matado porque era mi sucesor”

           En la última carta  de Antonio José de Sucre a Simón Bolívar, escrita en Bogotá  en 1830 dice: “Lo conservare, cualquiera que sea la suerte que nos quepa, y me lisonjeo que usted me conservara siempre el aprecio que me ha dispensado. Sabré en todas circunstancias merecerlo. Adiós mi General, reciba usted por gaje de mi amistad las lágrimas que en este momento me hace verter la ausencia de usted. Sea usted feliz  en todas partes y en todas partes cuente con los servicios y con la gratitud  de su más fiel y apasionado amigo”.

          Los restos del Novel General Antonio José de Sucre descansan en la Catedral  Metropolitana de Quito, capital de Ecuador.               

Artículo Anterior Artículo Siguiente