Kim Kardashian ha dado mucho de qué hablar durante esta cuarentena. No solo por las atrevidas fotos en bikini que regala a sus fans, sino también porque la famosa empresaria decidió hacer frente a la pandemia de COVID-19 y lanzó su línea de cubrebocas.

La estrella de reality show no pierde la oportunidad para hacer negocios y dentro de su marca de fajas Skims, decidió confeccionar mascarillas en todos los tonos nude.

Kim diseñó cinco tipos de mascarillas diferentes. De acuerdo con la descripción en su página web, no son de uso médico, ni tampoco quirúrgico pero ayudan a reducir el riesgo de contagio.

Están hechas con una tela de algodón y no tienen costuras, lo que permite que se adapten con mayor comodidad al rostro.

A diferencia de sus fajas reductoras que rondan entre los US$30, el precio de los cubrebocas es de US$8 por unidad, o también se pueden adquirir en un pack de cuatro por un costo de US$25.

Cabe mencionar que, las ganancias por las ventas obtenidas serán destinadas a organizaciones que están ayudando a víctimas del coronavirus como Baby 2 Baby, Good Plus, el banco de comida de los Ángeles y Domestic Workers.

Además, Kim donó 10,000 mascarillas a las mismas fundaciones para proteger a los que trabajan en la primera línea combatiendo el virus.