La circulación de la vacuna rusa contra el coronavirus comenzará a mediados de agosto, declaró Alexandr Guintsburg, director del Centro Gamaleya de Investigaciones Epidemiológicas y Microbiológicas.

“Hacia el 14 o el 15 de agosto… espero que una pequeña cantidad de la vacuna que se pueda producir, entre en circulación civil”, dijo Guintsburg según reporte de Sputnik.

Guintsburg añadió que para finales de julio se completará la segunda fase de las pruebas y después se permitirá la circulación civil de la vacuna bajo ciertas condiciones, que en realidad son la tercera fase.

También, en paralelo continuará el monitoreo, y si los vacunados tienen algún efecto colateral, el Ministerio de Sanidad tendrá derecho a revocar el permiso.

La segunda fase de las pruebas, en las que se examinará la seguridad y la eficacia, durará hasta el 28 de julio, después de lo cual el Instituto solicitará el registro de la vacuna, precisó el especialista.

Después del registro, que se llevaría a cabo del 2 al 4 de agosto, se requerirán varios días para obtener un permiso para la circulación civil de la vacuna.

Asimismo, el funcionario expresó la esperanza de que las compañías privadas comiencen a producir la vacuna en septiembre. De momento se llevan a cabo negociaciones con plataformas privadas sobre cómo transferirles la tecnología con máxima rapidez posible.