Miguel Cabrera no pudo extender su cadena de encuentros con al menos un imparable. El bateador designado falló en cuatro turnos en la derrota de los Tigres de Detroit, 6-2, contra los Mellizos de Minnesota, en el último desafío de una serie de cinco en el Target Field, este lunes por la tarde.

Cabrera llegó al encuentro con una racha de 13 partidos, la más prologada desde que estableció una idéntica, desde el 13 y el 26 de mayo de 2015, de acuerdo con la página especializada Baseball-Reference.

La seguidilla de 2020, la estableció entre el 23 de agosto y el 6 de septiembre, lapso en el que exhibió una línea ofensiva de .400/.436/.500, con dos dobles, un jonrón, ocho anotadas, 11 remolcadas, cuatro boletos, ocho ponches y .936 de OPS.

Ese importante repunte, levantó su promedio de .181 a .255, tras ligar de 54-20. Esas dos decenas de incogibles, lo llevaron a elevar su total vitalicio a 2 mil 851, lo que lo ubica en el lugar 47 de la historia, tras dejar en el camino a Jesse Burkett (2 mil 850), Brooks Robinson (2 mil 848), Iván Rodríguez (2 mil 844) y Charlie Gehringer (2 mil 839), todos miembros del Salón de la Fama.

No menos importante, el aragüeño pasó la barrera de los 2 mil inatrapables con el uniforme de Detroit, un club al que apenas pertenecen Ty Cobb (3 mil 900), Al Kaline (3 mil 7), Charlie Gehringer (2 mil 839), Harry Heilmann (2 mil 499), Sam Crawford (2 mil 466), Lou Whitaker (2 mil 369) y Alan Trammell (2 mil 365).

Cabrera comenzará la jornada del martes con un average de .248 puntos.