Lo funcionarios de homicidios del CICPC descubrieron en tiempo récord de quien se trataba la osamenta que esta mañana hallaron enterrada en una zona enmontada del cementerio Jardines Santa Lucía de Ciudad Ojeda, municipio Lagunillas, determinaron que se trató de un homicidio y detuvieron al asesino.

Los restos humanos pertenecían a Jarlenys Carolina Polo Caldera, de 13 años, quien desde hace un mes se encontraba desaparecida.

Las pesquisas realizadas por los investigadores de la policía científica los condujeron este mismo martes a la casa del asesino. Este resultó ser un menor de 17 años, quien mantenía una relación amorosa con la adolescente.
Los funcionarios utilizaron tácticas especiales de interrogatorio y al adolescente no le quedó más que confesar el crimen.

Reveló que había contraído una enfermedad de transmisión sexual y por ello presumió que la culpable de su mal había sido su joven pareja. Aseguró que debido al contagio, dedujo además que esta le había sido infiel y decidió matarla estrangulándola.

Ya descubierto, el indiciado en ese horrendo asesinato condujo a los hombres de homicidios del Cicpc hasta el sitio donde la llevó envuelta en una sábana para enterrarla. Era precisamente el lugar donde horas antes habían sacado la osamenta con su vestimenta, la cual sería la misma que usaba cuando la mató su novio, según su confesión.

Fuente El Parroquiano.