LA POLÍTICA Y EL DIFÍCIL ACTO DE GOBERNAR

Por: Lcda. Marlin Villalobos.

15823766

Historiadora

A pesar de no ser experta en el tema, ni mucho menos ser político, ni nada que se le parezca, no debemos hacernos de la vista gorda o tapar el Sol con un dedo con respecto a la política en nuestra sociedad, más aun en estos momentos en que nuestro país sufre múltiples transformaciones tanto económicas, sociales y políticas.

En la sociedad en que vivimos el término política cumple un papel, no digamos importante, sino crucial que amerita de un análisis exhaustivo pero sobre todo de una reflexión por parte de nosotros mismos en cuanto a su significado con respecto al acto de gobernar. Cuantos de nosotros tal vez de manera inconsciente no hemos dicho alguna vez, que hacer política es algo sucio, sin saber en realidad lo que realmente significa.

En este mismo orden de ideas se puede decir que la política como ciencia estudia el proceso y la conducta de toma de decisión de un determinado grupo y será el Gobierno como órgano colegiado formado por un Presidente y unos ministros al que la Constitución ò la norma fundamental atribuye el Poder Ejecutivo, este a su vez constituye el centro desde el cual se ejercerá “El poder político” sobre una sociedad.

Es por ello que el político debe ser capaz de predecir lo que va ocurrir mañana, el mes próximo y el año que viene y de explicar después porque no ha ocurrido, pensar más que en sí mismo y en el presente porque esto podrá hacer política una fuente de error.

De esta manera cuando alguien asume un cargo público debe considerar a si mismo propiedad pública. Por otra parte se ha de gobernar con el bien general no con la voluntad de una minoría  ya que la democracia es el gobierno del pueblo, además interesarse por los intereses de todos es propio de un gobierno ordinario, preverlos es digno de un gran gobierno de allí que la política pueda ser una actividad bonita y justa.

Son estas algunas de las razones por las que gobernar no es fácil para ello se debe tomar en cuenta que gobernar es rectificar, no es cierto que la política corrompa, es decir, sea sucia es que hay hombres que corrompen a la misma y a su poder. 

En conclusión como el Estado es la comunidad de hombres fijados sobre un territorio determinado regidos por un poder y la supremacía del mismo con los fines esenciales del bienestar colectivo y el cuerpo político de la nación, nosotros como ciudadanos pertenecientes a ese estado no debemos estar exceptos, entonces a la actividad política ya que ella es la base para ejercer nuestros derechos en libertad, opinar libremente y para decidir el rumbo de nuestros caminos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente