En su interés por conectarse directamente con los asuntos de las personas que atraviesan circunstancias que implican la intervención el Ministerio Público, el fiscal general Tarek William Saab acostumbra a darle respuesta a los usuarios de sus redes sociales que lo interpelan para que atienda sus temas.  Con especial énfasis atiende las situaciones de ciudadanas de la tercera edad.

Es el caso de la ciudadana Blanca Belén Solano de Rosales, residenciada en la población de Casigua El Cubo, en el municipio Semprum del estado Zulia, quien con ayuda de su nieto William Hernández realizó un video en el que ella misma increpaba al fiscal general a darle respuesta a su caso.

El 18 de abril pasado el fiscal Tarek William Saab colgó en su cuenta Twitter una respuesta a ella: 

“El Ministerio Público da respuesta inmediata al requerimiento de la señora Blanca Solano, quien solicitó revocatoria de medida a Freddy Rosales por las constantes amenazas que realizaba en su contra dicho delincuente, quien está bajo investigación de la Fiscalía 16 de Zulia”.
Entonces, a instancias de la Fiscalía, el respectivo tribunal revocó una medida cautelar en favor de Freddy Rosales por un caso que tenía un antecedente inmediato el 22 de enero de este año, cuando la ciudadana Solano denunció a Freddy Rosales por violencia de género. 

Quedó detenido por tal señalamiento y los pocos días obtuvo la libertad condicional mientras la investigación seguía adelante.
Freddy Rosales es hijo de la señora Blanca Belén Solano. 

Ella deja saber que reclama la titularidad de 240 hectáreas ubicadas en Casigua, parroquia El Carmelo, diez de las cuales son las únicas productivas por efecto del trabajo de Freddy, quien, para esta nota, por medio de su esposa, alega que le fueron concedidas por su padre antes de que su progenitor muriera.

Luego de la declaración del fiscal general vía Twitter, se produjo y se recabó audiovisualmente en Casigua una reacción favorable a Freddy Rosales, cuya esposa Osmely Leal organizó una respuesta de la comunidad a través de integrantes de Consejos Comunales y el gremio productor de aceite de palma.

“Me dirijo a usted para realizar una réplica de un video que fue colgado recientemente en sus redes sociales. Quiero que escuche las dos partes, la verdadera historia, porque usted ha sido engañado con un video de la señora Blanca, que está siendo manipulada por su nieto William Hernández, quien ha montado todo esto para perjudicar a mi esposo y hacer que su abuela venda 240 hectáreas de palma, las cuales diez son las que está trabajando mi esposo, que su padre en vida se las dio para que las trabajara y son las únicas que son las únicas productivas”, aseveró la señora Leal, escoltada por  productores de palma aceitera y vocerías de los Consejos Comunales de Semprum.
La esposa de Freddy asegura que la presión de William Hernández sobre su abuela es porque él “se quiere ir del país”.
“Quiero pedirle, con el respaldo del Consejo Comunal y los parceleros, que investigue porque a usted lo están engañando. La realidad es otra”, prosigue la esposa.
“Mi esposo en ningún ha hecho ninguna agresión a su madre, eso va contra sus principios, él ama a su madre y tiene un dolor profundo por lo que su madre está haciendo”.

“Le pedimos que se investigue, que no se escuche solo una parte, porque esa señora está mintiendo, su nieto William le inculcó el odio”.

“Fiscal Tarek William Saab, solicito que se nombre un fiscal agrario para que investigue. Solicito que se le restituya la medida cautelar a mi esposo Freddy Rosales. Le estoy pidiendo que venga y que averigüe”, concluyó Leal.

FLAGRANCIA ATIPICA

Osmely Leal hace una presentación suscita del historial del caso.
Dice: el esposo de Blanca y padre de Freddy murió hace varios años y antes distribuyó en sus ocho hijos las 240 hectáreas.

A Freddy le correspondieron diez y se dedicó a ponerlas productivas con la siembra de palmas aceiteras. Las otras 230 se mantienen ociosas a la fecha.
Ella se remonta al 22 de enero de enero, cuando una comisión de la Guardia Nacional Bolivariana, encabezada por el teniente Roberto Pérez Fuenmayor, se presentó en la residencia de Freddy Rosales, ubicada en los predios de las diez hectáreas. 

Señala que los militares adujeron a Freddy que debía ir hasta el comando militar a declarar sobre el tema de las hectáreas. 
Leal añade que Freddy se presentó al comando de la GNB dos días después en compañía de ella y numerosos testigos de la localidad, entre los cuales menciona a Osney Bracho y Desirée Zabala (ofrece sus números de cédula).

Entonces, añade, el teniente Pérez Fuenmayor lo que hizo fue dejar detenido a Rosales alegando flagrancia por una denuncia de su propia madre. “Ella no estaba presente en ese lugar, luego se presentó a firmar el acta”.
Acota que a su esposo lo dejaron a disposición del Ministerio Público, cuya respectiva Fiscalía lo acusó dos días ante el Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Control de Audiencia y Medidas del Circuito Judicial en materia de violencia contra la mujer de la circunscripción judicial del estado Zulia por los presuntos delitos de amenaza, violencia psicológica, detentación de arma blanca y resistencia a la autoridad.

El tribunal acogió las pre calificaciones del Ministerio Público y ordenó presentación cada treinta días ante el tribunal, pero esta fue la medida revocada luego de que el 18 de abril el fiscal general hiciera la publicación en Twitter.
أحدث أقدم